“Tempos de Comunicación”, por Jesús Parralejo

El profesor de Comunicación de Next Educación, Jesús Parralejo, analiza la importancia de la gestión de los procesos comunicativos con transparencia y de los tiempos de definición y de actuación de esas estrategias.

“No es preciso ir a estudiar a Salamanca para entender,gracias al sentido común, que la comunicación ocupa un lugar central en nuestro sistema de convivencia. Un factor inherente a la actividad humana que, al estar impregnada de ella hasta los tuétanos, termina por modular comportamientos y expectativas en cualquier actividad profesional, empresarial o política. De ahí la necesidad de gestionarla con criterios objetivables de transparencia, única fórmula posible de lograr la credibilidad que justifica toda estrategia de comunicación.

Objetivamente, una marca es sólo una declaración de intenciones sobre lo que pueden esperar los públicos objetivos de un proyecto empresarial o institucional, y sólo pervivirá si su posicionamiento se asienta sobre la transparencia de sus mensajes. De ahí que el punto de riesgo latente sea su credibilidad, por lo que en un mundo globalizado es condición sine qua non que la gestión integral de la comunicación prevalezca como eje interactivo de la reputación.

En esta ecuación, si la credibilidad es el objetivo irremplazable de todo hecho comunicacional y las audiencias determinan las estrategias ad hoc, los tiempos son la savia que nutre el árbol de la ejecución, representados en dos flechas convergentes. Por un lado, los tiempos sectoriales –empresariales,  institucionales  o políticos-, esenciales para poder definir con tino las necesidades más eficientes de comunicación para la viabilidad de la marca, y por otro, los “tempos” de ejecución de las estrategias más eficaces para su cuenta de resultados, como si de una orquesta sinfónica se tratase.

[Quizá te interese: Máster en Comunicación Corporativa y Marketing Digital]

De este modo, los “tempos” de comunicación interpretados de forma transparente y precisa hacen que los mensajes emitidos por la marca calen en sus audiencias, dando lugar  a una sinfonía de credibilidad. Aunque para ello es necesario diferenciar los distintos actores que intervienen en la obra, así con sus respectivos roles. Por poner un ejemplo, a menudo los tempos particulares de los políticos no coinciden con los de la política, y en el mundo empresarial ocurre lo mismo, dando lugar a un tipo de comunicación espuria, de pura sobreventa, lo cual puede ser letal para la supervivencia de la marca”.                                                                                                                                                      

Jesús Parralejo

Deja un comentario

Solicita Información

He leído y acepto la política de privacidad