Netflix: inicios, estrategia y éxito mundial

Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on email
Netflix: inicios, estrategia y éxito mundial

Netflix no es solo el presente y el futuro, es también el pasado. Sus inicios, más que casuales, son causales. Los fundadores eran emprendedores que leían y comprendían perfectamente el mercado, con una visión a largo plazo extraordinaria. Pero… ¿Cómo ha logrado convertirse en un gigante mundial? Analizamos su estrategia empresarial en este post. Tan solo deberás seguir leyendo…

La historia de Netflix en 5 pasos

Inicios

Netflix fue constituida a finales de agosto de 1997, por Marc Randolph y Reed Hastings. Según este último, la idea surgió cuando tuvo que pagar una multa a un videoclub de Silicon Valley. Hastings había alquilado la famosa película ‘Apolo 13’ pero no la había entregado a tiempo. El incumplimiento del plazo se saldó con una penalización de 40 dólares. Ambos socios coincidieron en un proyecto de Pure Software.

Entre sus inquietudes, destacaba la necesidad de ofrecer a la ciudadanía las últimas películas que ofrecía el cine con dos valores diferenciales. Por un lado, sin cargos por pagos atrasados. Por el otro, con la posibilidad de poder alquilarlas sin salir de tu casa. Es decir, rompían con la tendencia del momento en el mercado: el videoclub. Hasta entonces, los clientes debían acercarse al comercio tanto a solicitar como devolverla en su plazo establecido. Dicho y hecho.

[¿Buscas un impulso profesional? Descubre nuestros innovadores programas formativos aquí]

Inmediatez

Hacerse un hueco en el mercado no fue fácil. En esos momentos, la empresa líder de alquiler de DVDs era el conocido videoclub Blockbuster. Pero también había una gran demanda, ya que en 2004 casi dos tercios de los hogares de Estados Unidos disponían de un reproductor DVD. El conocido videoclub contaba con miles de establecimientos alrededor del mundo. De hecho, llegó a haber alguna negociación de colaboración entre Netflix y Blockbuster, pero estos últimos la rechazaron.

Ante esta situación, Randolph y Hastings comenzaron a ofrecer suscripciones a sus clientes con alquileres inmediatos. Desafortunadamente, las quejas de los usuarios crecían argumentando que pasaba mucho tiempo desde que elegían la película vía online hasta recibirla en su casa para verla. Sin duda, la inmediatez les generó una mala pasada pero, al mismo tiempo, les mostró una de las necesidades más importantes de su público objetivo.

El fracaso de Netflix

Durante sus primeros años solo coleccionaban pérdidas. Tuvieron que esperar hasta 2003 para ganar en torno a 6 millones de dólares y facturar más de 270 millones. En 2007 alcanzaron los 1.000 millones de DVDs alquilados. Pero, de nuevo, deberían hacer frente a la transformación de los consumidores. En este caso, por la digitalización. La llegada de internet cerró los videoclubs, dejándoles prácticamente inútiles. Su adaptación fue clara. Apostaron por los contenidos en streaming, que sustituyeron los clásicos DVDs. Como consecuencia de estos cambios, perdieron 800 mil abonados en apenas un trimestre.

[¿Necesitas asesoramiento académico? Reserva tu mentoring personalizado gratuitamente aquí]

Contenido propio

El inconformismo parece que siempre estuvo presente en las mentes de estos dos visionarios. Tanto es así que en 2013 decidieron apostar por su primera producción propia: House of Cards. Sin duda, un punto de partida que sigue creciendo hasta la actualidad. Series como ‘La Casa de Papel’, ‘Stranger Things’, ‘Narcos’ o ‘Sex Education’; y películas como ‘El Practicante’, ‘El Irlandés’ o ‘¿A quién te llevarías a una isla desierta?’, lo demuestran. Gran parte de ellas, con una interesante crítica social que acerca todavía más sus producciones a nuestras casas.

Actualmente, Netflix dispone de más de 5.500 contenidos disponibles en formato multiplataforma: smart tv, pc, tablet y móvil. Asimismo, tiene más de 213 millones de suscriptores en todo el mundo.

Éxito mundial

En definitiva, Netflix es un claro ejemplo de visión y emprendimiento. Pero, sobre todo, de adaptación a las nuevas necesidades del consumidor. Su capacidad de adaptación a las distintas transformaciones digitales y sociales han sido determinantes para convertirse en una corporación de éxito mundial. Lograr posicionarse como uno de los líderes del sector audiovisual no es casualidad, sino que se debe a una minuciosa estrategia empresarial. En Next Educación estudiamos estos casos de emprendedores y negocios para que sirvan de referencia a nuestros estudiantes. ¿Te gustaría formarte? Descubre nuestro pionero Máster Internacional en Creación y Aceleración Empresarial o nuestro Master in International Business.

Solicita Información

Noticias recientes

Síguenos

Conoce Next

¿Quieres recibir las últimas noticias de Next Educación?

Solicita Información