Josep Borrell: “Esta es una crisis planetaria de dimensiones bíblicas”

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Josep Borrell en Foro Next Educación

Josep Borrell, Vicepresidente y Alto Representante de la Unión Europea ha adelantado, en un encuentro con Manuel Campo Vidal, presidente del Foro Next Educación, que la UE hará una conferencia de donantes, a finales de mayo, que aportará dinero semilla para lograr que más organizaciones y estados se comprometan a dar ayuda alimentaria en las zonas de mayor urgencia, como la periferia de Venezuela.

“El Fondo Mundial de Alimentos sabe que va a tener que alimentar a varios miles de millones de personas”, ha dicho el Vicepresidente y Alto Representante de la UE, Josep Borell, en declaraciones a Manuel Campo Vidal, presidente de Foro Next Educación, tras salir de una Intervención en directo en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que “desgraciadamente no ha sido capaz de llegar a una resolución”.Y eso teniendo en cuenta que, en su opinión, “esta es una crisis planetaria que va a tener dimensiones bíblicas porque va a afectar a muchísima gente y más a los países del tercer mundo; probablemente, habrá más muertos por hambre que por la propia pandemia”. “Las materias primas de los países emergentes van a valer menos, las zonas de turismo van a tener menos ingresos, y habrá una caída de ingresos con problemas de balanza de pagos”, ha indicado.

[Vuelve a ver el Foro Next con Josep Borrell]

En el encuentro “La Unión Europea y América Latina tras la crisis del Covid-19”, Borrell ha declarado que “el seguro del desempleo se va a pagar con un préstamo concedido a España de 100.000 millones de euros”, aclarando que será “siempre por endeudamiento”. Pasar de préstamos a subvenciones directas a fondo perdido es un “salto cualitativo en la solidaridad europea que cuesta trabajo hacer” y que está en el epicentro de la actual discusión que sostiene la UE.

Dejando claro que los comisarios europeos defienden el interés general, Borrell ha elogiado el plan presentado por el Gobierno español porque “ha sido el único en hacer una propuesta concreta y razonada de lo que hay que hacer, elogiada por grandes medios como Financial Times por “convincente y necesaria”, que “ahora es uno de los elementos que anima el debate sobre si la UE debe endeudarse pero, con el dinero que obtenga, hacer un plan de relanzamiento de la economía que sirva para ayudar a los países más afectados”.

Tras reducir el Plan Marshall a una “referencia histórica”, recordar que “a los españoles no nos llegó” y que fue uno de los niños que comió leche en polvo y queso amarillo donados por EE UU, Borrell advierte que “los Estados Unidos no nos van a enviar otra vez el Plan Marshall”. Puede que nos manden mascarillas, pero “nadie vendrá a ayudarnos”, ha afirmado.

Con mucho tacto, el vicepresidente comunitario ha reconocido que “la relación entre la UE y EE UU “llevaba tiempo deteriorándose”, señalando que “el multilateralismo no es lo que más se lleva con el presidente Trump”. Con relaciones “buenas y cordiales”, tenemos diferencias con respecto a la paz en Oriente Medio o en como resolver los problemas de Venezuela”, pero “seguimos siendo democracias occidentales”.

El vicepresidente de la UE ha anunciado que el plan de recuperación de la economía tendrá que prestar especial atención a las zonas turísticas, combinando la garantía del riesgo sanitario y el mantenimiento de la actividad” y ha dicho que la Comisión “está viendo qué podemos hacer para esta temporada turística no se pierda del todo”, tras esta crisis “muy asimétrica en sus consecuencias” y “muy simétrica en su origen”.

“No estamos en una guerra” sino “en una situación de emergencia” y “en estas circunstancias, déficit el que haga falta”, ha manifestado Josep Borrell, tras afirmar que los instrumentos de ayuda de la UE frente a la pandemia han funcionado esta vez “a prisa”, como demuestra el hecho de que “la presidenta del Banco Central pusiera encima de la mesa 750. 000 millones de euros”, porque “hay que hacer todolo que haga falta”. Pero ha reconocido que “pasar a ayudas directas va a requerir un tiempo”. Sobre las diferencias en el Consejo Europeo, el dirigente comunitario ha restado dramatismo y ha mostrado su esperanza en la aprobación de un proyecto común sin tardar “tanto como en la crisis del euro”, aunque el paso “va a requerir un tiempo”.

Cadenas de valor más cortas

Aunque “ya había una cierta desglobalización”, el Covid-19 va a acelerar cambios por motivos ecológicos y costes de transporte, entre otros, como acortar las cadenas de producción para “no importar cosas demasiado lejos”, porque “nos hemos dado cuenta que buscar la producción al menor coste como único criterio conduce a situaciones de vulnerabilidad”, como las vividas en esta crisis sanitaria.

La unidad que falta en la UE

“La batalla de las narrativas cada vez es más fuerte”, ha dicho admitiendo que“la tensión entre países norte-sur y este-oeste ha adquirido una dimensión dialécticamuy fuerte, que pasa a ser “una confrontación muy intensa entre China y EE UU”. En su opinión, “hay una batalla para presentarse ante el mundo como quien no tiene la culpa, que ha sabido resolver la crisis y que ha ayudado más”. Pero “al principio de la crisis, los europeos mandamos 60 toneladas de material médico a China, sin demasiadas alharacas, sin convertirlo en un instrumento de autoafirmación. Y en cambio cuando China y Rusia han ayudado se ha presentado como un esfuerzo de generosidad y ayuda que se ha visualizado mucho”. A modo de advertencia, el vicepresidente ha recordado que, como pasa en las familias, “no se puede ser fuerte fuera, si no se está unido dentro”, para indicar que “todavía nos falta mucho en esta materia”.

América Latina

Tras una breve semblanza sobre el recorrido vital de su padre entre Pallars (Lleida) y Argentina, que le ha llevado a pedir la doble nacionalidad “en un gesto de afecto y reconocimiento”, Borrell ha reconocido que “la UE no está ayudando suficientemente a América Latina, porque las necesidades son gigantescas”. “No tengo ninguna varita mágica y no quiero prometer lo que no puedo cumplir”, ha matizado al hablar de la “cirugía presupuestaria” de la UE para reasignar “más deprisa y confines distintos” los 16.000 millones ya asignados, porque “la asistencia sanitaria no puede esperar”. Después ha afirmado que la cooperación y la ayuda europea se concentran hoy más en los Balcanes, El Sahel y la frontera Este de Europa.

El mundo después de la pandemia

“Con la gripe española, que causó 50 millones de muertos, el mundo de después no fue mejor”, ha subrayado un escéptico Josep Borrell, convencido de que “las cartas se van a repartir de distinta manera”, sobre todo porque “a partir de ahora la salud, la sanidad, es un problema de seguridad y eso impondrá revisar muchas cosas”. Un dato: “Europa no produce ni un solo paracetamol y China produce el 80% de los antibióticos que consume el mundo”.

¿Quieres recibir las últimas noticias de Next Educación?

Solicita Información

He leído y acepto la política de privacidad