El sistema financiero da un paso hacia el desarrollo sostenible a través de la UE

La Unión Europea pone en marcha un plan de acción para que las pymes se adapten a las normativas que se recogen sobre desarrollo sostenible dentro del sector de las finanzas.

Las principales asociaciones financieras españolas AEB, CECA, Inverco y UNACC crearon en marzo el primer Centro Financiero para la Sostenibilidad en España (Finresp), con el objetivo de ayudar a las pequeñas y medianas empresas a adaptarse a los requerimientos legales de la próxima Ley de Cambio Climático y a las normativas sobre finanzas sostenibles presentadas recientemente por la Comisión Europea (CE).

Estas, recogidas en el “Plan de Acción: Financiar el desarrollo sostenible” de la CE, siguen la línea del Acuerdo de París de 2016 sobre el cambio climático y la agenda de Naciones Unidas 2030 sobre Desarrollo Sostenible, que constituyen los principales pilares de la sostenibilidad a nivel global.

En él se incluyen un total de diez iniciativas que generarán cuatro nuevas propuestas legislativas, tres actos delegados y diecinueve medidas no legislativas, además de dos acciones sin un resultado preestablecido dado que se relacionan con trabajos de análisis y reflexión sobre requisitos prudenciales y fomento de inversiones en proyectos sostenibles.

En esas medidas la Comisión Europea pide que se establezca una definición común sobre el término “Finanzas Sostenibles” que recoja unos principios específicos sobre sostenibilidad a nivel europeo vinculados con la mitigación del cambio climático, la adaptación al mismo, actividades ambientales y sociales.

[Quizás te interese: Máster en Dirección Financiera]

También se crearán estándares y etiquetas vinculadas a productos financieros verdes. El creciente interés de los consumidores por este tipo de etiquetas se trasladará a los productos financieros como, por ejemplo, fondos de inversión especializados en economía baja en carbono, dándoles más visibilidad, mecanismos de control y gobernanza.

Además, este plan cuenta con incorporar la sostenibilidad en los requerimientos de prudencia, es decir, aquellos que establecen las pautas para registrar los ingresos en el momento que se perciban y los gastos en el momento que sean conocidos. Para ello, la Comisión Europea va a desarrollar un análisis sobre los requisitos de capital más adecuados que deben tener los “activos sostenibles” en poder de bancos y compañías de seguros.

De esta manera, el sector financiero será parte de la solución para alcanzar una economía más sostenible y respetuosa con el medio ambiente. Lo hará con la colaboración de la Unión Europea, que ya ha empezado a tomar decisiones para reorientar el capital privado hacia inversiones más sostenibles.

Deja un comentario

Solicita Información

He leído y acepto la política de privacidad